¿Qué es el e-Commerce? Descubre todo lo que necesitas saber

El e-Commerce o también conocido como “comercio electrónico” es un término que se utiliza para describir las compras que se realizan por medio de internet. No importa si se trata de un producto en específico o un servicio que se está ofreciendo.

De igual manera, se puede vender utilizando como medio principal las redes sociales, plataformas o blogs en internet. Se podría decir que es un comercio que se gestiona usando los medios electrónicos.

Este es un sector que cuenta con muchas ramificaciones y, además, utiliza elementos tecnológicos al igual que el mCommerce, es decir, compras en línea por medio de teléfonos inteligentes o tabletas.

Es muy usual que la gran mayoría de las personas confundan este sistema con el e-business, cuando en realidad son totalmente distintos. Al hablar de e-Commerce, se refieren solo a las transacciones de bienes y servicios entre dos personas.

Por otro lado, el e-business es todo aquel proceso que se realiza para gestionar un negocio en línea. Por ejemplo: el Inbound marketing, promociones de una venta, SEO, mensajería, entre otros.

El e-business abarca más cosas de los que el e-Commerce, sin embargo, en algunas ocasiones, pueden llegar a ser parte de él en ciertos modelos de negocio.

Todo lo que necesitas saber acerca del e-Commerce

Tipos de e-Commerce

El e-Commerce es un tema bastante extenso y se puede conseguir diferentes tipos de modelos. Estos se clasifican en dos: El primero es uno más global teniendo en cuenta quien es la persona que está vendiendo y la que está comprando.

Por otro lado, el segundo tipo es distinto, ya que se enfoca en los otros modelos de e-Commerce. A continuación, explicaremos con más detalle de que se trata cada uno:

Tipo de cliente y negocio

Tipo de clientes y negocios que se consiguen en el e-Commerce

Cada empresa o negocio que se quiere montar, se dirige a un tipo de cliente en específico. Por ejemplo: Cuando se abre una tienda deportiva, se apunta a las personas que tienen un estilo de vida más activo.

Por tanto, teniendo en cuenta la función y los clientes que se están buscando, se puede clasificar según el perfil comercial de la siguiente manera:

  • Business to Business (también conocido como B2B): Se trata de aquellas empresas que realizan sus negocios con otras empresas. Un ejemplo muy sencillo serían las tiendas que les venden pinturas a los diseñadores o a los artistas.
  • Business to Consumer (B2C): Son aquellos negocios que comercializan directamente con los consumidores acerca de un servicio o producto. Los ejemplos más usuales que se pueden conseguir en cualquier parte, son las tiendas de perfumes, teléfonos, ropa, entre otros.
  • Consumer to Business (C2B): Estos son bastante comunes, ya que son las plataformas que publican información acerca de un artículo y las empresas se encargan de invertir en ellos.

Las páginas web o portales son bastante comunes para los freelances, las más conocidas son: Freelancer, Twago y Nubelo.

  • Consumer to Consumer (C2C): Son el tipo de empresa que le provee productos a un consumidor y este a otros. Se podría decir que son cualquier tipo de portal que vende artículos de usados o de segunda mano, como, por ejemplo, eBar y Wallapop.

Aparte de las que acabamos de mencionar, también existen otros tipos de comercio electrónico, un poco menos populares. Entre esas están Goverment to Consumer, Business to Employer y Consumer to Government.

Así que el eCommerce no es tan simple y sencillo como parece, tiene muchas ramas que se extienden en incluso más. No se trata solo de la compra y venta de servicios o productos entre una tienda y el consumidor.

Tipo de empresa o negocio

Aunque no lo parezca, las ventas en línea siguen en desarrollo, aun cuando ha habido tantos avances en los últimos años. Las innovaciones tecnológicas cambian cada día y, por esa razón, nuevos negocios han surgido teniendo en cuenta las demandas del público.

Según la manera en que se consiga el capital o el método que se lleve a cabo para realizar la transacción entre el comprador y el vendedor, se puede clasificar de la siguiente manera:

Negocio en línea con productos originales

Esto es prácticamente el concepto de e-Commerce. Este tipo cuenta con rasgos iguales a la de una tienda física, sin embargo, pasa al mundo virtual. Es muy común ver este modelo en los almacenes que desean vender sus productos por medio de una plataforma electrónica.

Dropshipping

Puede que parezca un tipo de e-Commerce común, no obstante, a través de este método, el vendedor no será el encargado de enviar el producto, sino que lo hará otra persona.

Por afiliación

Es un método un poco más tradicional, se trata de las tiendas que no envían el producto y tampoco cierran el trato por medio de la plataforma.

Te preguntarás, ¿cómo funciona entonces? En realidad, es muy sencillo, se realiza por medio de otra tienda, la cual se encargará de pagarte una comisión en cuanto se confirme la venta. En la actualidad, muchas personas se afilian a Amazon para poder disfrutar de este tipo de e-Commerce.

Membresía

Es un e-Commerce que busca ventas repetitivas o frecuentes y lo hace por medio de suscripciones periódicas; ya sea semanales, mensuales, anuales, entre otros.

Uno de los artículos que ofrece y que ha estado muy a la moda en los últimos años, es la llamada “caja de sorpresas”. Esta contiene productos aleatorios cada mes, referentes a la tienda o negocio que lo ofrece.

Es decir, que, en lugar de vender una sola cosa, brinda muchas más con la condición de pagar una suscripción cada cierto tiempo.

Marketplace

Es un término muy conocido, sobre todo entre los usuarios de la plataforma virtual Facebook. Es prácticamente una serie de tiendas dentro de otra tienda.

Mediante esta web, diferentes vendedores pueden ofrecer sus productos o servicios de manera rápida y sencilla. A pesar de tener varias cosas en común con un e-Commerce básico, las personas dentro de la plataforma pueden vender, pero se pide una cierta comisión.

Servicios

Un e-Commerce no se trata solamente de vender artículos, también está la opción de ofrecer ciertos servicios en particular. Por ejemplo, se puede dar clases, talles, formaciones y muchas cosas más.

En otras palabras, no se enfoca en una sola cosa, sino en cualquier tipo de servicio que se pueda dar a cambio de capital. Es ideal para aquellos emprendedores que quieren impartir algún conocimiento, pero no saben cómo ofrecerlos.

Debido a que el e-Commerce cambia y se actualiza mediante el tiempo, hay una gran cantidad de clasificaciones y dentro de algunos años, se irán desarrollando muchos más.

Ventajas del eCommerce

Aprender las ventajas acerca del e-Commerce

Este es un sistema con muchas oportunidades para los negocios pequeños o grandes. Ofrece una gran cantidad de ideas que vale la pena aprovechar con el objetivo de incrementar las ventas.

Entre todos los beneficios que se pueden capturar del comercio electrónico, están los siguientes que verás:

Aumento de clientes

Ningún comercio en la actualidad puede llegar al nivel de ventas que tiene un e-Commerce, sin importar cuantos establecimientos tenga.

Brindarle la posibilidad al comprador de poder entrar en la tienda desde cualquier parte del mundo es una ventaja incomparable. En poco tiempo, el negocio podrá llegar a distintos países.

Sin jornadas laborales

Un comercio electrónico no está atado a ningún tipo de horario, son pocas tiendas presenciales las que pueden ofrecer un servicio tan completo.

El internet no cierra, por ello, el sitio web en donde estés establecido siempre estará abierto para los clientes durante toda la semana. El comprador puede adquirir cualquier producto sin la necesidad de un empleado.

Más económico

El comercio electrónico no necesita tener ningún establecimiento físico, ahorrando una gran cantidad de dinero. Además, si los proveedores están en contacto directo con los compradores, no hay gastos en cuanto a producción.

Aumento en las ventas

Al no tener que invertir en los costes y poseer un mercado de clientes bastante frecuentes, las ganancias suben. Si en algún momento decides reducir el precio de algo, incluso así, estarás generando dinero.

Gran cantidad de personas al mismo tiempo

A diferencia de una tienda física, un comercio electrónico tiene la opción de atender hasta a mil clientes de manera simultánea.

En los negocios tradicionales, hay un límite en cuanto a lo que un vendedor puede hacer. Sin embargo, ahora es mucho más sencillo captar la atención de las personas gracias al servicio veloz y eficiente de la plataforma.

¿Cómo crear un e-Commerce?

A continuación, ahora que entiendes el concepto de e-Commerce, sus tipos y como puede beneficiar a tu negocio, debes conocer el proceso para saber cómo crearlo:

Paso 1: Idear un plan

No se puede comenzar ningún proceso, si no se tiene una idea clara de por dónde empezar ni cuál será el objetivo. No importa si es una, dos o treinta, es bueno ver todas las posibilidades y saber cómo aprovecharlas.

La idea inicial, no siempre terminar siendo la final, por lo que el proceso puede ir cambiando. Por eso es bueno estar abierto a todos los puntos de vistas en las distintas situaciones.

También, intenta actualizar en las diferentes tendencias respecto a tu negocio. Por ello, lo más recomendable es investigar tanto tiendas físicas como virtuales e idear un plan para que se adapten a tu estilo.

Asimismo, es muy recomendado conocer cuáles son las necesidades de los clientes y el público que estás apuntando. Al caminar por la calle, puedes estudiar a las personas e intentar comprender cuáles son los problemas que tienen.

Quizás el servicio que estás ofreciendo, podría ayudarles a resolverlos. Siempre debes preguntarte “¿Cómo mi idea puede solventar los inconvenientes de otros?”

Si no encuentras una respuesta, es porque el producto que intentar vender no generará ningún tipo de ayuda.

Paso 2: Estudiar el plan

Una vez tengas algunas ideas de lo que quieres hacer y qué objetivo intentas alcanzar, es hora de simplificar el plan. Te recomendamos ir por las etapas que mostráremos a continuación para analizar tu comercio electrónico:

  • Etapa 1 – Valor del producto: Estudia todos los beneficios que puede ofrecer tu producto o servicio y de qué forma podría ser valioso para una persona.
  • Etapa 2 – Objetivo en el mercado: Debes comprender que, aunque un producto sea parecido a otro, no es igual. Si es nuevo, ¿cómo puede ayudar? Y, ¿qué actualizaciones tiene?
  • Etapa 3 – Estudia la competencia: No es necesario tener una rivalidad negativa, a veces, la competencia puede servir como guía. Ayuda mucho a saber cuáles son las necesidades que no has detectado en algunos clientes en general y de qué manera puedes mejorar.
  • Etapa 4 – Nivel de demanda: Descubre cuál es el problema y si es lo suficientemente grande como para vender una solución. No te enfoques en solo un pequeño grupo de personas al crear un negocio.
  • Etapa 5 – Problemas: No todos los negocios comienzan en grande, algunos tienen ciertos periodos de dificultad y debes estar preparado para ellos. Desde el comienzo, puedes ir analizando que factores podrían amenazar eventualmente a tú e-Commerce y cómo resolverlo. 

Paso 3: Crea una estrategia

En un solo año, se registran miles de nuevas empresas, pero no todas pueden alcanzar el objetivo, por lo que se terminan cerrando luego de un tiempo.

Antes de iniciar con cualquier negocio, debes plantearte que finalidad quieres alcanzar y cuáles serán los medios que utilizarás. Esto hace una gran diferencia entre los e-Commerce exitosos y los que fracasan.

Debes plantearte preguntas importantes que te ayuden a generar una estrategia viable. Ten en cuenta el método que usarás para alcanzar tu público y que te diferencia de la competencia.

Por otro lado, realiza un plan económico y cuáles serán los gastos que correrán durante el año, esto te ayudará a saber qué precio será el más justo para tus productos.

Y, por último, “¿qué objetivo tienes planeado?”. Hacerte esta pregunta te ayudará a saber que ruta es la mejor y la más rápida.

Paso 4: Define los objetivos

Llegados a este punto, las ideas que has generado para tu negocio, debieron haberse simplificado hasta tener casi un objetivo. En este paso, tiene que definir mejor cuál será la finalidad que quieres alcanzar según la estrategia que hayas hecho.

Para poder iniciar con un negocio, tienes que haber completado los siguientes puntos que te dejaremos a continuación:

  • Nombres: Esto es bastante importante, es prácticamente la portada de tu libro y, por ese motivo, es muy complicado de hacer. Lo más recomendable es que lo mantengas simple, pegajoso y fácil de pronunciar para muchas personas.
  • Servidor: Aunque para tener un e-Commerce, no hace falta un establecimiento físico, debes de contar con un servidor.
  • Identidad como negocio: Este punto engloba muchas características, incluyendo el logo, los colores e incluso los valores de la marca.
  • Plataforma web: En caso de que el sitio web no lo manejes tú, debes de pensar en la persona que deseas que lo haga. Además, de estudiar las diferentes plataformas que puedes utilizar.
  • Alcance: La presentación no es lo único importante cuando haces tu propio negocio electrónico, también tienes que pensar en otros aspectos.

Estudia de qué forma puedes presentar tu producto para que alcance a una gran cantidad de personas en el menor tiempo posible.

Síguenos y comprende los diferentes aspectos del e-Commerce. Lo que has visto hoy es solo una parte. Explora nuestro blog y podrás aprender de qué forma es posible llegar a un mayor público y generar muchas más ganancias. 

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Social Media

Most Popular

Get The Latest Updates

Subscribe To Our Weekly Newsletter

No spam, notifications only about new products, updates.

Categories

Post Relacionados

Ir arriba

Únete al Club Mostylion y recibe formación Gratuita semanalmente

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad